carbón activo

Ventajas de decolorar con cartuchos de carbón activado en el sector de la Química Fina

El carbón activado es usado en la industria farmacéutica desde hace muchos años para eliminar impurezas en los procesos productivos. Estas impurezas provienen de las reacciones químicas que se producen en la fabricación.

 

Conoce las ventajas de decolorar con cartuchos de carbón activado

Existen muchos procesos químicos que utilizan carbón a granel para producir compuestos intermedios farmacéuticos activos. Estos procesos pueden estar en uso las 24 horas del día utilizando tres turnos de trabajo diarios debido al costo de mantener inactivos los equipos. El paso típico del proceso es utilizando carbón a granel.

La reacción química en el depósito de fabricación genera contaminantes que aportan color, y estos contaminantes deben eliminarse ya que provocarán un producto final amarillento, y el producto entonces será rechazado en el control de calidad.

Para eliminar los contaminantes coloreados, se vierte polvo de carbón a granel en el reactor. Esta operación es peligrosa y el operador tiene que usar un traje de protección y un aparato de respiración debido al polvo de carbón y los vapores calientes del reactor.

Por lo general nunca se llega a utilizar la cantidad óptima de carbón para cada proceso de fabricación, debido a la inconveniencia de manejar el carbón y por lo tanto se suele utilizar mucho más del necesario.

En los casos en que se fabrica a maquila un producto, no se suele especificar el tipo y la cantidad de carbón, con lo cual el gasto en carbón se suele disparar para el maquilador, que prefiere tener el reactor funcionando todo el tiempo posible, a que por culpa de no haber utilizado el carbón suficiente, tenga que volver a reprocesar un lote.

Un ejemplo típico de fabricación en el que se utiliza carbón en polvo a granel suele comenzar agregando disolvente al reactor y calentando a la temperatura deseada.

El fármaco activo se agrega al solvente y se agita. Una vez que se completa la reacción, se agrega el carbón y, en algunos casos, se agrega tierra de diatomeas para ayudar a la retención del carbón.

La solución obtenida es recirculada durante el tiempo necesario. Se toman muestras para determinar el color obtenido mediante métodos de espectroscopia o absorbancia. Una vez alcanzada la calidad deseada, el producto pasa al cristalizador, y por último hay un control de calidad más en cuanto a analizar el nivel de impurezas y color antes del lanzamiento del producto.

 

Los cartuchos lenticulares de carbón activado como solución:

Para tratar de solventar todos los problemas que conlleva la utilización de carbón en polvo, existe un método eficaz, seguro y económico, como el empleo de cartuchos filtrantes de carbón activo.

Son cartuchos lenticulares que contienen carbón activado en su estructura interna del medio filtrante de fibras de celulosa refinada. Los cartuchos se instalan en un portacartuchos de acero inoxidable, sanitario, hermético y cerrado al exterior.

Mediante este sistema de decoloración con carbón activado se resuelven muchos de los problemas asociados al uso y empleo de carbón en polvo. Por ejemplo los relativos a la seguridad de los operarios, la calidad del producto, y los costes operativos.

Sefiltra está en condiciones de aportar a la industria química su experiencia de más de 30 años en este campo, proporcionando soporte en validaciones y regulaciones, análisis de extractables y compatibilidad, y optimización de los procesos productivos del cliente.

Para cualquier información, no dudes en contactar con nosotros, y estaremos encantados en atenderte.